La lengua rumana y el Príncipe Vlad el Empalador

Transilvania Rumania

La inspiración para aprender el poco inglés que sé, tiene mucho que ver con el Príncipe Vlad III Drăculea (Drácula) o Vlad el Empalador, conocido por todos como el Conde Drácula gracias al escritor irlandés Bram Stoker, que utilizó al Príncipe de Valaquia, área al sur de Rumanía, pero que vivió en la provincia de Transilvania rodeada por los Cárpatos, para crear su novela Conde Drácula. Posteriormente, tras un sinfín de adaptaciones cinematográficas durante el siglo XX, apareció la que muchos consideran la mejor de ellas, la película dirigida por Francis Ford Coppola, Drácula.

Decía que este personaje histórico tiene mucho que ver con mi pasión por el idioma inglés, porque la película de Coppola fue la primera obra cinematográfica que visualicé en versión original; y la interpretación de Gary Oldman, especialmente en el papel de Conde Vlad de viejo, en mi opinión, de las mejores. En el siguiente vídeo, si te gustó esta película, puedes ver 27 minutos con escenas inéditas de la película. En los primeros minutos Gary Oldman, como Drácula, y Anthony Hopkins, como sacerdote tienen una conversación en rumano. Si prestáis atención, podréis comprobar que este idioma tiene algunas similitudes con el castellano. Y eso es porque, como otras lenguas europeas, deriva del Latín.

Pero no quería en este artículo hablar del idioma inglés o del Príncipe Vlad III, sino escribir algunas líneas sobre la lengua rumana, hablada por alrededor de veinticuatro millones de personas -principalmente en Moldavia y Rumanía- y uno de los cinco grandes lenguajes que evolucionaron de latín junto al castellano, italiano, francés y portugués.

Transición del latín a la lengua romance

DaciaLa actual Rumania ocupaba los territorios de la antigua Dacia, en la orilla este del Danubio y muy próxima a la tierra de los Godos, que dominaban la actual Moldavia y parte de Ucrania. Pero en el 106 d.C., la poderosa Roma, bajo el dominio del emperador Trajano, envío a sus huestes para conquistar aquellas tierras más allá del Danubio y, tras conseguirlo, el Imperio Romano alcanzó su máxima extensión. El idioma dacio, propio de los rumanos antiguos, fue entonces prácticamente sustituido por el Latín vulgar, hasta casi hacer desaparecer la lengua antigua de los dacios o rumanos antiguos.

Sin embargo, a los 150 años, los carpianos, pueblos residentes en la cordillera de los Cárpatos, y la presión goda más al este, obligó a los romanos, entre el 271 y el 275, a abandonar la zona y retirarse a la orilla suroeste del Danubio.

Es curioso, y un aspecto importante para investigadores, que los pueblos Dacios y Getas, oriundos de la actual Rumanía, asimilaran en tan poco tiempo el latín como lengua de uso administrativo y común y que, a partir de ese momento, comenzara una evolución del latín a un proto-rumano o lengua romance para luego, convertirse en varias formas de rumano. En tan sólo 160 años, Roma influyó tanto lingüísticamente que provocó una de las cinco lenguas con base en el latín. Aspecto a considerar porque el castellano y el francés tuvieron influencia latina casi siete siglos.

La lengua romance al rumano actual

El caso es que a partir del abandono de Roma en el 275 d.C. de la zona de la actual Rumanía, aquel latín con algunas influencias del Dacio (unas 300 palabras) y el eslavo, fue evolucionando y entre los siglos VIII y XII, debido a varias migraciones de los Dacios y Carpatianos se convirtió en cuatro formas de rumano: el arrumano, en el que influyeron las lenguas eslava y el griego y que actualmente podrían hablarlo un total de 250.000 personas en países como Bulgaria, Macedonia y Albania; el meglenorrumano, también conocido como Valaco y con influencia griega que, actualmente, lo hablan pequeñas comunidades en Macedonia y Grecia cerca de Salónica; el istrorrumano, llamado así por hablarse en la zona croata de Istria oriental y parte de Rumanía occidental, y por último, el dacorrumano o rumano moderno, que se habla en la mayor parte del país y que se desarrolló especialmente en la zona de los Cárpatos para finalmente hablarse por el 90% del pueblo rumano actual y el 80% de la antigua República Soviética de Moldavia, aunque en este país se denomina Moldavo.

Por último, volviendo a la película Drácula (de Bram Stoker) y al idioma rumano, aquí os dejamos algunas frases en dacorumano -traducidas al castellano- y como posiblemente hablaba esta lengua el Príncipe Vlad III:

Gary Oldman

 

Príncipe Vlad III: «Domnul fie laudat, am invins».
(Castellano: «Dios nos premiará porque hemos vencido».

Elisabetha: «Domnul meu a murit. Totul e pierdut fara el. Fie ca Dumnezeu sa ne reuneasca in Ceruri».
(Castellano: «Mi señor ha muerto. Todo está perdido sin él. Dios nos vuelva a reunir en el cielo».

Sacerdote: «Si-a curmat singura viata. Sufletul ei nu mai poate fi salvat. Este blestemata. Asta e legea lui Dumnezeu».
(Castellano: «Se ha quitado la vida. Su alma no puede ser salvada. Está condenada. Es la ley de Dios».

Príncipe Vlad III: «Asta este rasplata mea pentru apararea bisericii?».
(Castellano: «Es esa mi recompensar por defender a la iglesia?».

Príncipe Vlad III: «ma voi ridica din mormant si voi razbuna moartea ei cu toata puterea intunericului».
(Castellano: «Me levantaré de la tumba y vengaré su muerte con todas las fuerzas oscuras».

Príncipe Vlad III: «Sangele este viata… si va fi si viata mea».
(Castellano: «La sangre es vida…y será mi vida también».

email