Tipos de cursos de idiomas en el extranjero

Cursos de idiomas en el extranjero

Los cursos de idiomas en el extranjero, para que tengan éxito, requieren de la llamada inmersión lingüística. Esto es permanecer envuelto por el idioma que se quiere aprender durante 24 horas al día y en todos los ámbitos. En este sentido, hay varias modalidades de cursos de idiomas en el extranjero que unen aprendizaje con todo tipo de actividades lúdicas. Vamos a hacer un resumen de este tipo de formación en idiomas basándonos en este enlace donde podéis ampliar información sobre esta modalidad de cursos.

Cursos de idiomas en el extranjero + actividades de ocio

Cursos de idiomas en Inglaterra

Los destinos más comunes son Irlanda, Reino Unido y Malta, para el aprendizaje del inglés, además de Francia y Alemania. La razón de que estos países sean los más elegidos se debe a las buenas escuelas y profesorado, y a los variados recursos lúdicos y de ocio para realizar todo tipo de actividades que se suman a las clases.

Estas actividades suelen ser escapadas a pueblos cercanos con atractivos turísticos, picnics, ir al cine o al teatro, intercambios con otros estudiantes, escapadas en bicicleta o, en el caso de Malta, es muy común que los cursos de idiomas organicen la práctica de deportes acuáticos como el surf o excursiones en barco por el archipiélago.

Cursos de idiomas en Malta

Los cursos se pueden realizar durante todo el año, aunque el verano suele ser el periodo más solicitado para evitar perderse parte del curso académico en España. Estos cursos se suelen segmentar por edades: cursos para alumnos de 10 a 18 años y cursos para adultos.

En cuanto al alojamiento, las empresas que organizan estos cursos suelen dar la opción de alojarse en una residencia de estudiantes, en la propia escuela donde se realizan los cursos o con familias de acogida. En este último caso, además de las actividades lúdicas que se pueden realizar con el centro de estudios, se añaden otras más con la propia familia, lo que permite disfrutar de una inmersión lingüística total al compartir el día a día con la familia de acogida.

Alojamiento con familias

Es importante recordar que en estos cursos se pone mucho empeño en que todas las actividades se realicen en el idioma a aprender y que las familias que acogen a más de un estudiante no cuenten con más de uno de la misma nacionalidad para evitar que se hable en la lengua materna.

Viajes escolares al extranjero: vacaciones o viaje de fin de curso

Viajes de fin de curso en el extranjero

Otra forma de aprender idiomas es cambiando el destino de las vacaciones o viaje de fin de curso a un destino al extranjero. El objetivo principal sigue siendo lúdico, pero se aprovecha la estancia en el país foráneo para, al tiempo que los alumnos se divierten, aprender idiomas.

En este caso, el número de destinos es mayor y la opción de alojarse en familias no es tan común, ya que el viaje se realiza en grupo. Así, el alojamiento más común suelen ser albergues u hostales (varios si el viaje incluye desplazamiento por ciudades). En cualquiera de los casos, en estas escapadas priman más las actividades lúdicas, aunque también se suelen incluir algunas horas de clases de inglés, francés o el idioma a aprender.

Excursiones de fin de curso en el extranjero

Los viajes y excursiones de este tipo, además de poder organizarse para todo tipo de destinos, también se pueden planificar para unos días, una semana o hasta medio mes.

Coste de los cursos y los viajes

El clásico curso de idiomas en el extranjero se ha flexibilizado mucho y ha reducido los costes ya que las escuelas utilizan descuentos tanto en los vuelos como en los alojamientos, lo que ayuda mucho a reducir los precios. Un viaje de fin de curso de un par de semanas en uno de los países mencionados puede bajar de los mil euros por alumno, y esto incluye un paquete completo que incluye alojamiento, manutención, transporte, seguro, las clases de inglés y la participación en todo tipo de actividades. Para escapadas más cortas de cuatro días, el precio puede rondar los 250 euros. En este sentido, hablamos de escapadas lingüísticas accesibles para la mayoría de las familias y muy productivas para los alumnos y alumnas.

Como veis, las formas de aprender idiomas evolucionan, sobre todo, para que el aprendizaje sea más divertido y emocionante.

Staff
Redacción quieroaprenderidiomas.com