Los consejos de Matthew Youlden para aprender idiomas

Algunos habréis visto en los banners de anuncios de periódicos, revistas y otras webs un espacio publicitario donde aparece un joven con una gorra y larga barba rojiza y vinculado al sitio web babel.com. Bien, este señor es Matthew Youlden, un joven británico —y lo podéis ver en el vídeo de más abajo— que habla nueve idiomas además de comprender doce en total y como él mismo confiesa, aún sigue aprendiendo.

¿Cuál es su secreto? Bueno, no hay que engañarse, tiene una capacidad congénita para el lenguaje. Esto no significa que los demás no podamos aprender unos cuantos idiomas, sino que seguramente el área de Broca y el área de Wernicke de este señor tengan un funcionamiento perfecto. De todas formas, el aprendizaje es crucial para considerarse exitoso en el mundo de los idiomas y Youlden da una serie de consejos para poder aprender idiomas con mayor facilidad; como Matthew habla nueve idiomas, pues le tendremos que hacer caso.

1. Tienes que tener claro por qué lo estás haciendo.

Esto viene a significar que necesitas una razón poderosa —no de esas que vienen y van— para aprender un idioma. Puede ser que lo necesites desesperamente para el trabajo o porque te apasiona viajar, etc. Si no es así, como dice Youlden, el fracaso a medio y largo plazo está garantizado. Resumiendo: que la razón para aprender un idioma sea prioritaria en tu vida.

2. Sumérgete: inmersión integral en la lengua que quieres aprender.

Hasta que sueñes en el idioma en concreto. Ese es el punto que debes alcanzar. Y para ello, además de la ayuda de libros, profesores, etc. tienes que practicar todos los días. No un par de horas a la semana en plan academia. No. Todos los días para que el idioma elegido se convierta en líquido y tú en esponja.

No te sientas raro si te ves hablando sol@ en el idioma que quieres aprender. Eso es lo que tienes que hacer: practicar, practicar y practicar. ¿Cómo le dirías al de la tienda de la esquina que quieres medio kilo de manzanas y un melón? Pues practica en voz alta y así con cualquier situación. Aprovecha cada momento del día para crear una versión en otra lengua. Al principio te ves rar@, pero pronto empezarás a notar que comienzas a pensar en el idioma que quieres aprender. La evolución es lenta, pero sólida. Recuerda, practica el idioma de forma permanente pensando, hablando o escuchando.

3. Encuentra un compañero

Youlden pone el ejemplo personal. Competía con su hermano gemelo —los Super Polyglot Bros— en aprender idiomas desde los ocho años y eso les llevó a ir superándose individualmente para, a la vez, superar al otro.

La idea es lo de encontrar a alguien que tenga la misma pasión por aprender idiomas. De nuevo, practica con alguien tanto como puedas. Los intercambios de idiomas son ideales y si luego te rodeas de amistades que hablan el idioma que quieres aprender, mejor. Irte al país origen de la lengua que quieres aprender, obviamente, es la mejor opción.

4. Mantenlo relevante

¿Qué quiere decir Youlden con mantener el idioma relevante? Pues que aprender el idioma tenga una aplicación práctica. Es decir, ya metidos en faena, si un día aprendes a utilizar el tiempo futuro de los verbos en inglés —afirmativa, negativa e interrogativa—, practícalo. ¿Cómo? Si escribes en un diario, intenta redactar algún párrafo en el idioma que estas aprendiendo donde tengas que utilizar una frase en futuro: «I won’t go to that pub again». O como dice Youlden, si no tienes la posibilidad de viajar, pásate por algún sitio donde haya gente que hable el idioma que quieres aprender y atrévete a hablarlo.

Resumiendo, que la teoría que vayas aprendiendo, ponla en práctica ipso facto. Sí o sí.

5. Diviértete

Relaciona el nuevo idioma con actividades que te diviertan. ¿Te gusta la Fórmula 1? Si estás aprendiendo inglés, puedes acceder a través de Internet a la BBC y ver la carrera comentada en lengua inglesa. Si te gusta el cine, puedes ir a las sesiones en versión original o quitar el doblaje de la televisión para escuchar las películas o los programas en versión original.

Recuerda que solo tienes que relacionar el aprendizaje del idiomas con cosas que te diviertan o te produzcan sensaciones agradables. No es necesario que todo sea tedioso. Las formas de practicar un idioma son muy variadas.

6. Actúa como un niño

Youlden sostiene que la capacidad de aprendizaje, a diferencia de lo que se creía, no es tan diferente entre los niños y los mayores, sino que es más el tipo de actitud que tienes a la hora de aprender. ¿Qué significa esto? Lo primero, esencial: no tengas miedo a equivocarte o hacer el ridículo. Actúa con la ilusión de un niño por aprender algo nuevo. Cuando eres mayor ya has acumulado una cantidad importante de conocimiento, pero nadie dice que las nuevas cosas a aprender, como un idioma, no puedas tomártelas como cuando aprendiste a montar en bici. Sorpréndete a ti mism@ riéndote de tus errores y alegrándote —como un niño— de tus logros y avances. Los límites de tu mente se ensancharán y asumirá la información de forma más sólida.

7. Abandona tu zona de confort: pierde el miedo al rídiculo

Esto tiene que ver con el aspecto anterior, concretamente con perder el miedo al ridículo. Según vamos madurando vamos cogiendo una serie de hábitos y un comportamiento social que, en muchos casos, es serio, formal y poco arriesgado. Cuando nos enfrentamos con algo como hablar un nuevo idioma, sobre todo en el aspecto oral, perdemos la seguridad que tenemos al hablar en nuestro propio idioma. Si somos personas serias nos va a costar asumir cometer errores en público. Amig@, tiempo de cambio. Si realmente quieres aprender un idioma, olvídate de tu ego. Asume que en ciertas situaciones puedes hacer un ridículo espantoso y la antigua concepción perfeccionista  de ti mism@ tiene que desaparecer y debes tolerarte a ti mism@ en situaciones embarazosas.

En mi caso, me ha pasado algo así. Tendía a ser una persona grave y trascendental.  Me gustaba que la gente me tomara en serio. Cuando empecé con los idiomas, cometía errores de todo tipo y cuando me marché a Inglaterra con veintiún años, pasé los dos primeros meses detrás de una barra sin enterarme de nada y observando como algunos se reían con mi forma de hablar. Esa exposición te puede preocupar, hacerte abandonar o hacer cambiar como persona. Deja el ego atrás, evita que la opinión de los demás te afecte demasiado y, sobre todo, aprende a reírte de ti mism@. No es recomendable tomarse demasiado en serio ni la vida, ni uno mismo.

8. Escucha

Cualquier idioma nuevo para ti, suena muy rápido. Aunque realmente en casi todos los idiomas se emite la misma cantidad de información —palabras— por minuto. Lo único que si alguien nos dice, por ejemplo:

I’m thinking about going back to university and finish my degree.

Si solo entendemos las palabras I’m, university y finish, el resto la frase nos parece que se dice muy rápido y no es así. Simplemente que al empezar a escuchar y entender I’m y luego esperas entender las siguientes palabras, las cuales no entiendes hasta llegar a university, y de nuevo sigues sin entender hasta llegar a finish. Y entonces te dices a ti mismo: «le he entendido I’m, university y finish. A lo demás no me ha dado tiempo». Y en el hecho de que no te de tiempo está tu idea de que la otra persona habla rápido cuando realmente, eres tú quien eres lent@ en la comprensión.

¿Cómo se soluciona esto? Pues considerando los aspectos anteriores, sobre todo lo divertirse, practicar mucho el escuchar, ya sea música, películas o a personas. Pon atención y, poco a poco, verás como las partes oscuras de una frase se relevan ante ti hasta que comprendes la totalidad de lo que te dicen y lo que parecía antes que era una forma rápida de hablar ahora ya es velocidad crucero.

También, al escuchar te das cuenta, consciente o inconscientemente, de cómo se pronuncian algunos sonidos que no tienes en tu lengua. Tu cerebro los va asumiendo y mejorando tu pronunciación.

9. La pronunciación: mira a otros hablando e imítalos.

Volvemos a los niños, quienes, para aprender, lo imitan todo y a todos. Haz tú lo mismo. Observa —con discreción:-)— a alguien que hable el idioma que quieres aprender. Observa cómo vocaliza, cómo organiza las frases de principio a fin, su tono y sus gestos. A través de la imitación de esta y aquella persona, lograrás al final tu propio estilo y resolverás las dudas y encrucijadas en las que te encuentres, sobre todo en el terreno de la pronunciación.

Conclusión: aprender lenguas tiene un componente filosófico

Matthew sostiene que hablar en un idioma significa ver el mundo desde un punto de vista determinado, y esto es muy filosófico. De hecho, el oficio de Sócrates y Descartes tiene una parte dedicada al lenguaje: Filosofía del lenguaje donde este, para muchos filósofos, es el germen del pensamiento. Es decir, que si no tuviéramos la capacidad tan diversa de comunicarnos, no hubiéramos evolucionado en el pensamiento como lo hemos hecho.

Por lo tanto, hablar otro idioma implica tener otra visión de la vida y del mundo. Todos los seres humanos tenemos cosas en común pero mentalidades distintas y es a través del lenguaje que podemos conocer esta o aquella mentalidad mejor. Si aprendemos chino, lograremos ver el mundo desde la perspectiva de un oriental.

Por lo tanto, como conclusión, piensa que aprender un nuevo idioma te va a hacer una persona más abierta de mente y con una mirada más objetiva y variada del mundo que te rodea, lo cual es infinitamente más divertido que ver el mundo desde un solo punto de vista.

Como prometía, aquí esta demostración de Matthew Youlden de cómo se pueden hablar nueve idiomas y cambiar de uno a otro con tanta facilidad.

Fuente:

http://es.babbel.com/magazine/10-consejos-para-aprender-idiomas?slc=spamag-a1-vid-bv1-tipsandtricks-ob

 

Staff
Redacción quieroaprenderidiomas.com

6 comentarios

  1. Hola Máximo,

    Cuando escribí el artículo me costó encontrar información biográfica de Mathew Youlden. Hace poco vi un anuncio en Internet y Mathew tiene un hermano gemelo que también habla al menos nueve idiomas. Además, creo que son de origen hebreo. Seguramente ashkenazi.

    Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.