Consejos y ejercicios para aprender inglés: cómo encontrar la motivación

Disfruta haciendo ejercicios para aprender el idioma de Shakespeare

¿Cuál es el secreto para ser excelente en algo? Todo aquel que destaca, por ejemplo, en temas académicos, tiene la capacidad de permanecer concentrado en su actividad durante horas y con una gran intensidad. Sabiendo esto, ahora nos tenemos que preguntar ¿qué hay detrás de esa gran capacidad para acercarse de esa manera a un estudio o trabajo?: una gran motivación, esa sensación que le da sentido a las cosas y nos permite estar alerta durante horas mientras las realizamos.

Ya que en este blog nos gusta escribir sobre el mundo de los idiomas, apliquemos la lógica anterior al aprendizaje del idioma inglés.

Queremos ser buenos hablando, comprendiendo y escribiendo el idioma de Shakespeare. Deseamos ser excelentes. Para ello necesitamos la capacidad anteriormente mencionada de permanecer pegados a los libros de forma prolongada, escuchando audios o viendo películas para acostumbrar a nuestro oído a los sonidos fricativos o alveolares del idioma, y practicar ejercicios de inglés, multitud de ellos y de todos los tipos. Un trabajo duro ¿verdad?. Para poder afrontarlo, necesitamos entonces el elemento ya destacado: la motivación. ¿Y cómo la conseguimos de tal forma que el trabajo diario y continuo se nos antoje placentero e incluso “adictivo”? Habrá que hacer un poco de introspección. Es decir, mirarnos adentro y ver qué cosas nos motivan, y cuáles no. Elegir las que lo hacen y asociarlas al idioma inglés.

Entonces encontraremos muchas razones que nos alegran el día y que pueden ser vinculadas perfectamente al aprendizaje de esta lengua extranjera; por ejemplo, una de esas razones puede ser la de mejorar nuestra situación laboral; o, si nos apasiona viajar, imaginaros hablando con fluidez en países lejanos y disfrutando mucho más de esta o aquella cultura; por el contrario, tal vez seamos más sedentarios y queramos conocer a personas de habla inglesa en nuestro país, nos guste disfrutar del ocio y encontremos una salida a esa aspiración en los famosos “intercambios de idiomas” en pubs y cafeterías, una actividad lúdica y motivadora para comenzar con el aprendizaje del inglés, o, finalmente, seamos unos apasionados de la tecnología y no nos suponga un esfuerzo emplear horas y horas navegando en la red. Si este último caso es el vuestro, estáis de suerte: Internet está plagado de herramientas para aprender inglés a todos los niveles, ya sea a través de un chat en vivo, escuchando lecturas de libros, visionando películas o haciendo todo tipo de ejercicios. Pero vayamos por partes y pongamos algunos ejemplos de cada unas de las cosas que ofrece Internet para ver si podemos, desde aquí, motivaros un poco.

Chats

No hablamos de chats al estilo IRC, donde sólo se podía intercambiar mensajes escritos, sino auténticas plataformas con una gran diversidad de utilidades y posibilidad de comunicarse a través de audio y vídeo con una calidad aceptable. De entre todas estas plataformas, tenemos que destacar Skype. Sí, una herramienta que se ha hecho famosa por su capacidad de comunicar a personas de cualquier parte del mundo. Skype, además de ser muy útil para conversaciones en vivo, posee una red de usuarios muy amplia -de millones de personas- con las que se puede contactar y, además, con una serie de aplicaciones para móvil o PC que te permitirán chatear en vivo a través de tu teléfono inteligente y ordenador de forma gratuita con otro usuario de Skype. Instalar esta aplicación tanto en móvil como en ordenador es muy sencillo y en minutos podrás conectarse con gente de otras partes del mundo y practicar tu inglés.

Cómo instalar Skype en nuestro ordenador…¡audio en inglés!

Visualizar películas

Para mejorar nuestro oído en inglés, lo mejor es ver muchas películas, al menos dos por semana, comenzando con películas subtituladas en castellano para luego, verlas subtituladas en inglés y asociar las palabra oral con la palabra escrita. Descubriréis que el inglés rara vez se escribe como se pronuncia (o viceversa). Elegir las películas que más os gustan, sentaros con unas palomitas y recrearos en el sonido de las voces de los actores. Sin daros cuenta, estaréis comprendiendo aquella palabra o entendiendo incluso el sentido de la conversación. No os preocupes si no entendéis todo, simplemente disfrutar de la película como si la vierais por primera vez. Nuestro cerebro hará el resto e irá acostumbrando a nuestro oído a una lengua distinta al castellano.

Aprender idiomas disfrutando, como es el caso de ver una película, tiene la ventaja de que se aprende sin que uno se de cuenta. Por le contrario, también nos produce la sensación de que no aprendemos, lo cual no es cierto. Por ejemplo, si veis la película Gladiator en inglés un día de verano y entendéis un 10% de todas las conversaciones, probar a volver a verla entrando otoño. Si habéis sido constantes aprendiendo el idioma, descubriréis que la segunda vez que visualizáis la película, entendéis mucho más vocabulario que la primera vez. En ese momento, se encenderá una bombilla sobre vuestras cabezas conscientes de la evolución en vuestro aprendizaje. Valorar y comparar vuestro nivel de inglés en distintos momentos es crucial para mantener viva la ilusión y la motivación.

Ya sabréis que la descarga de películas con derechos de propiedad a través de Internet no es legal, sin embargo, la visualización de las mismas es totalmente correcto. Existen multitud de sitios web donde podréis encontrar vuestras películas favoritas y visualizarlas en sus idiomas de origen.

Juegos online

Juegos, sí. Los antropólogos dicen que el “juego” como actividad lúdica, ha formado parte esencial en el desarrollo cultural del ser humano. Y debe ser así, porque pasan los años y siempre estamos dispuestos a jugar a esto o a aquello. En este caso, hablamos de juegos online, no del tipo Poker y demás, sino juegos de estrategia y aventura, de acción y simulación y otras categorías. ¿Cuál es el tipo de juego que más os encaja? ¿Habéis oído habar de Forge of Empires? Seguro que sí. Bien, la idea es buscar el juego online que más os gusta y, sin dejar de hacer vida normal, eso sí, practicar una hora al día. Podréis instalarlo en vuestro ordenador, tablet o móvil o jugar directamente online. Sólo una precisión, cuando vayáis a jugar, elegir la versión en inglés. De nuevo, sin daros cuenta, aprenderéis mucho vocabulario al necesitar comprenderlo para tener cierto éxito en el juego. Como ocurre con la visualización de películas, aprenderéis sin daros cuenta.

Encontrar motivación para realizar ejercicios de inglés: la parte más complicada

El idioma inglés, como todas las lenguas, poseen una estructura y reglas gramaticales y sintácticas que ponen un cierto orden a las palabras. Saber ciertas reglas del idioma inglés, como que el adjetivo se escribe antes que el sustantivo o que utilizamos una serie de verbos auxiliares para formar frases negativas e interrogativas, es imprescindible, sino hablaríamos como en aquellas películas de indios y vaqueros: “Yo ser muy inteligente”. No obstante, para la mayoría de los estudiantes y apasionados del idioma inglés, realizar ejercicios de gramática, sintaxis, vocabulario, etc. es lo más tedioso y aburrido. ¿Cómo entonces hacemos de la actividad de hacer ejercicios algo lúdico? Complicado ¿verdad? Os propongo una salida a este dilema que siempre he utilizado y que sigue una estrategia fundamental: asocia en la medida de lo posible la realización de los ejercicios a la actividad lúdica.

Si eres estudiante y te toca aprender el vocabulario inglés que se utiliza en un aeropuerto, piensa, por ejemplo, en visualizar la película La Terminal, la cual se desarrolla íntegramente en un aeropuerto. Realiza primero una visualización en plan relax, sin pensar en las palabras que no entiendes, sólo disfruta de la película en inglés. Después, haz una segunda visualización con un diccionario online para poder consultar las palabras que no entiendes. Tras esto, si vuelves a tus libros para hacer los ejercicios que te han pedido, comprobarás que tu vocabulario en inglés en relación a los aeropuertos ha aumentado considerablemente.

Si estás en un chat online y no quieres quedar mal o comprender a tu interlocutor, utiliza la misma estrategia: ten a mano una herramienta online para traducir palabras e incluso frases. Esta misma técnica la puedes llevar a cabo para jugar a tu juego favorito y con cualquier otra actividad.

Finalmente, reincidir en la idea principal de este artículo: asocia todo aquello que gusta o te apasiona al aprendizaje del idioma inglés. Todo será más fácil y llegará un momento en el que aprender el idioma será la mayor y más esencial de las motivaciones.

Staff
Redacción quieroaprenderidiomas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.