La importancia de la corrección ortotipográfica antes de traducir un texto

Relación corrector traductor
Comparte:

¿Cuáles son las razones de una mala traducción? Una de ellas es que la preparación del traductor no sea la adecuada o no esté especializado en el texto. No obstante, hay otra que normalmente no se tiene en cuenta: que el texto origen esté mal redactado a nivel ortográfico, lo que se traslada a la lengua par a la que se quiere traducir.

Es por esto que, al igual que ocurre antes de publicar un libro, un texto que, por ejemplo se quiera traducir de nuestra lengua al inglés, debe pasar primero por las manos de un corrector ortografico español, y nos referimos a uno humano y no digital.

Corrector ortográfico humano vs digital

Traductor profesionalAunque existen multitud de correctores digitales en forma de procesadores de textos (tienen su utilidad y son más rápidos), para trabajos profesionales es importante recurrir al corrector humano. Esto es especialmente recomendable cuando el documento fuente está en un idioma como el español. Ya sabemos que un acento, la puntuación y otra serie de cuestiones lingüísticas pueden hacer cambiar el sentido de toda una frase. Sólo es necesario abrir un programa como Microsoft Word para darse cuenta de que hay aspectos de la lengua castellana que se le escapan. Unos ejemplos:


  • Diferencias los tiempos verbales.
  • Actualización del programa con la última versión de la RAE. Es común que al utilizar programas antiguos estos incluyan errores en palabras ya solucionados por la RAE.
  • Desconocimiento del lenguaje coloquial. Los diccionarios académicos son como la punta del iceberg: solo representan una parte de la lengua viva o hablada. Así, los procesadores de textos no son capaces de corregir palabras no académicas o frases hechas.

No obstante, es cierto que los procesadores de texto pueden ayudar al corrector humano para corregir los errores más obvios y que no admiten discusión.

Cómo es la relación entre un corrector ortográfico y un traductor

De forma general, los correctores profesionales suelen ser filólogos, periodistas o graduados en alguna carrera de humanidades como Filosofía y Letras o Historia. También, para llegar a ser un buen corrector ortográfico es necesario haber leído mucho y estar al día de los últimos cambios que aplica la RAE sobre la lengua castellana.

A partir de aquí, el corrector profesional requiere también de un traductor profesional para que la traducción final sea de calidad. El hecho de que ambos lingüistas sean profesionales no tiene que ver sólo con el hecho de conseguir un buen trabajo sino de conocer los pasos a seguir en el proceso. De forma resumida, la relación entre corrector y traductor es la siguiente:

  • El corrector realiza la corrección ortográfica en su totalidad y la envía al traductor.
  • Éste debe realizar primero una lectura en detalle y completa del texto antes de ponerse a traducir.
  • Si tiene dudas sobre algunas palabras o frases se las remite el traductor que realiza las correcciones o da las instrucciones pertinentes.
  • Se envía de nuevo el texto al traductor para ya empezar a traducir.

Para finalizar y avalar la importancia de los correctores ortográficos pongamos como ejemplo una obra literaria importante que se va a traducir a varios idiomas. Es posible que la primera traducción sea del español al inglés, y que esta última sea la fuente para traducirse a otras lenguas. Los errores ortográficos se podrían reproducir durante décadas y en varios idiomas, como de hecho ha ocurrido en numerosas ocasiones a lo largo de la historia.

Paradójicamente, esos errores han dejado en mal lugar al traductor, último responsable del texto.

Staff
Redacción quieroaprenderidiomas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.